Las luces industriales de gran altura son sistemas de iluminación de alta resistencia que están diseñados y construidos para prosperar en los entornos de instalación más exigentes. La iluminación industrial suele ser un reto debido a la presencia de humedad, suciedad, polvo, entornos corrosivos, temperaturas extremas, electricidad sucia y vibraciones.

Estas condiciones de funcionamiento pueden encontrarse en una gran variedad de instalaciones industriales y de fabricación, como plantas de ensamblaje de automóviles, fábricas de acero y fundiciones, instalaciones de fabricación y reelaboración aeroespacial, talleres de máquinas-herramienta, instalaciones de fundición y soldadura, fábricas de pasta y papel, plantas de fabricación y procesamiento de productos químicos, instalaciones de manipulación de cereales, plantas de procesamiento de alimentos, instalaciones de fabricación de pintura y caucho, talleres de construcción y reparación de barcos y centrales eléctricas.

Los entornos difíciles exigen una gran resistencia y fiabilidad de las luminarias.


Además de los factores mecánicos, eléctricos y ambientales, entran en juego otros factores como las instalaciones de techos altos, los espacios amplios y las largas horas de funcionamiento, todo lo cual supone un reto para los propietarios y operadores de instalaciones industriales a la hora de recortar los costes de iluminación, lo que reduciría considerablemente los beneficios.

As energy costs rise and energy regulations continue to tighten, every opportunity for energy savings is being tapped to keep a tight rein on power expenditures in energy-poor facilities. The bottom line is that energy efficiency goals should not be achieved at the expense of the quality and quantity of lighting.

La iluminación puede influir en la seguridad de los trabajadores y en su rendimiento laboral. Unas instalaciones mal iluminadas son un entorno propicio para cometer errores y accidentes. La reducción de la productividad y las lesiones debidas a una iluminación deficiente pueden acabar con los beneficios empresariales o el ahorro en iluminación.


En el pasado, el uso de sistemas de iluminación de descarga de alta intensidad (HID), en particular los dispositivos de halogenuros metálicos, era muy común en las aplicaciones de bahía alta porque ofrecían ventajas adicionales sobre las lámparas incandescentes, como la capacidad de alto vataje y una mejor eficacia luminosa.

Sin embargo, la propuesta de valor de la iluminación HID está limitada por sus largos tiempos de arranque y reinicio, su restrictiva capacidad de regulación, el fallo catastrófico de la carcasa (explosión de la lámpara), la elevada depreciación del lumen (LLD) y la reducción de la vida útil en caso de conmutación de alta frecuencia o de funcionamiento de alta potencia.

En las aplicaciones industriales, la fiabilidad y la durabilidad del sistema de iluminación son decisivas, ya que las luminarias suelen estar instaladas a alturas difíciles de alcanzar, lo que hace que el mantenimiento del alumbrado sea difícil y costoso.

Otro de los inconvenientes de la iluminación HID es su baja eficiencia de aplicación de la iluminación (LAE). La emisión omnidireccional de las bombillas HID provoca importantes pérdidas ópticas a nivel de luminaria.

Estas fuentes puntuales cercanas de alta intensidad también dan lugar a una concentración de flujo luminoso directamente debajo de la luminaria. En consecuencia, las luminarias HID deben instalarse a altas densidades para lograr una distribución luminosa uniforme en un espacio amplio. Las luminarias industriales que utilizan tubos fluorescentes de alta potencia pueden proporcionar una distribución luminosa uniforme y una mayor capacidad de conmutación.

Sin embargo, al igual que ocurre con las lámparas HID, la vida útil de la luminaria se reduce considerablemente cuando se enciende y apaga con frecuencia. Hay otros problemas con las lámparas fluorescentes que hacen que no sean apreciadas en las aplicaciones industriales pesadas. Entre estos problemas se encuentran el mal rendimiento de la regulación, la baja eficiencia o el fallo a temperaturas extremas, el parpadeo (efecto estroboscópico), etc.


Una excelente solución de iluminación puede contribuir significativamente al éxito de una instalación industrial. Las aplicaciones industriales requieren el uso de un sistema de iluminación robusto, eficiente y sin problemas. La preocupación por la seguridad, la escasa fiabilidad operativa, el bajo LAE, la escasa capacidad de control y los elevados costes de mantenimiento de los sistemas de iluminación tradicionales están impulsando la tendencia hacia el uso de luminarias LED.

El salto en la eficiencia de las fuentes es sólo una de las principales razones para pasarse a la iluminación LED. Al utilizar la iluminación de forma eficiente y suministrar la luz de forma eficaz, la iluminación LED tiene un enorme potencial de ahorro energético. Además del ahorro energético y de mantenimiento, los gestores de las instalaciones ya no tienen que preocuparse por los posibles problemas de ignición que pueden producirse cuando las partículas calientes de los tubos de arco de cuarzo o cerámica y los materiales del electrodo de tungsteno de las lámparas de halogenuros metálicos caen en forma de residuos térmicos.

Los sistemas campana LED UFO ofrecen un riesgo de incendio mucho menor.

La iluminación LED ofrece la seguridad, la durabilidad y la fiabilidad fundamentales para un funcionamiento sin problemas en entornos industriales difíciles, lo que reduce el mantenimiento y ayuda a ahorrar en costes de funcionamiento a largo plazo.

Esta tecnología transformadora redefine la calidad del color para las aplicaciones industriales y los límites del diseño de las luminarias para mejorar la uniformidad de la iluminación y conseguir un entorno de trabajo mejor y más seguro. Gracias a la programabilidad, la inteligencia y la conexión en red integradas, la tecnología LED desbloquea una serie de características de valor añadido que transforman la iluminación de un gasto necesario a un activo estratégico.


Grado industrial campana LED UFO están diseñados para ser instalados a una altura de techo no inferior a 6,1 metros (20 pies). Sin embargo, esta no es una regla rígida. Algunas luces de bahía alta también están diseñadas para su uso en áreas de bahía baja.

Las luminarias LED industriales son muy versátiles en términos de factor de forma, salida de luz y distribución óptica, lo que permite que cada solución de iluminación se adapte a la función del espacio y a la complejidad de la tarea que se realiza.

Dados los requisitos de espacio de las instalaciones de producción, se necesitan sistemas de iluminación con un alto rendimiento en lúmenes. Las lámparas LED de gran altura están disponibles en paquetes que van desde los 15.000 a los 100.000 lúmenes, con temperaturas de color correlacionadas (CCT) nominales normalmente superiores a 4.000 e índices de reproducción cromática (CRI) en los 80.

A pesar de estas ventajas, las lámparas LED de gran altura para aplicaciones industriales son sistemas complejos que sólo pueden alcanzar un rendimiento superior al de los sistemas de iluminación tradicionales si los LED y los subsistemas (térmico, de controladores y óptico) se seleccionan, diseñan y fabrican adecuadamente para resolver los principales inconvenientes de la tecnología convencional y hacer frente a los retos inherentes a la tecnología LED y al entorno operativo.


La fiabilidad de la interconexión (contacto eléctrico) puede ser un factor importante en la vida útil de los productos de iluminación industrial.

Además de las elevadas tensiones térmicas y eléctricas, las juntas de soldadura entre los paquetes de LED y las placas de circuito impreso (PCB) suelen estar sometidas a elevadas tensiones mecánicas causadas por la vibración continua de los equipos industriales pesados y a grandes coeficientes de expansión térmica (CTE) debido a los cambios extremos de temperatura.

Para las aplicaciones de LED de alta potencia, las juntas de soldadura deben tener una excelente resistencia a la fluencia para minimizar la tensión generada durante los ciclos térmicos, proporcionar una fuerte unión metalúrgica entre la aleación de soldadura y el metal base que se va a soldar, y crear una ruta eficiente para la conducción de calor y electricidad de alto volumen.

La formación de interconexiones de mayor fiabilidad y alta temperatura de funcionamiento requiere el uso de aleaciones de soldadura resistentes a la fluencia y a las vibraciones y de paquetes de LED con almohadillas anódicas y catódicas de tamaño adecuado.

También es importante controlar estrictamente el proceso de soldadura y desarrollar un perfil de reflujo optimizado.


A pesar de la enorme mejora en la eficiencia de la conversión de energía eléctrica en energía óptica, los LED siguen convirtiendo una parte importante (más del 80%) de su potencia en calor.

Sin una disipación de calor adecuada, el flujo de calor puede acumularse en el interior del paquete de semiconductores, haciendo que el LED funcione por encima de la temperatura de unión nominal máxima. El sobrecalentamiento del LED acelera la degradación del material del paquete, reduce la eficiencia cuántica interna del LED debido al aumento de las dislocaciones y el crecimiento en la región activa del diodo, y crea el riesgo de desbordamiento térmico.

Las luminarias LED sin una gestión térmica adecuada pueden acabar teniendo una corta vida útil. La temperatura de unión de un LED viene determinada por la corriente de accionamiento, el recorrido térmico y la temperatura ambiente. Las corrientes de funcionamiento elevadas aumentan la acumulación de calor en el interior del LED.

Por ello, la corriente de accionamiento debe controlarse para garantizar que el calor introducido en la unión no sobrepase la trayectoria térmica. Por otra parte, la trayectoria térmica desde la unión de los LEDs hasta el entorno debe establecerse para proporcionar una tasa de transferencia de calor que supere la velocidad a la que se introduce la energía térmica en la unión.

El objetivo de la ingeniería térmica es minimizar la resistencia térmica de los componentes a lo largo de todo el recorrido térmico para que el calor residual no se acumule en el LED.

La ruta de transferencia de calor de alto volumen implica el uso de

  1. LEDs con diseños de encapsulado térmicamente optimizados que permiten la creación de juntas de soldadura de alto rendimiento;
  2. placas de circuito impreso con núcleo metálico (MCPCB) y materiales de interfaz térmica (TIM) con baja resistencia térmica;
  3. disipadores de calor con alta conductividad térmica, superficie efectiva maximizada y coeficientes de transferencia de calor por convección;

En general, los sistemas de iluminación LED de alta potencia utilizan disipadores térmicos pasivos que disipan el calor por convección natural. Cuando el calor no puede disiparse eficazmente por convección natural, se utiliza la gestión térmica activa.


El diseño óptico de campana LED UFO se ocupa principalmente de la transmisión efectiva de la luz desde la fuente luminosa hasta la zona objetivo y de la distribución uniforme de la iluminación.

La naturaleza miniaturizada y compacta de los LEDs ofrece la oportunidad de personalizar la superficie de emisión de luz (LES) a cualquier aplicación y proporcionar una distribución de luz uniforme que no se puede lograr con las luminarias HID.

El control del deslumbramiento es menos problemático en las aplicaciones de bahía alta que en las de bahía baja, debido a la gran altura de montaje.

Esto ahorra dinero en ópticas secundarias cuando la luminaria se monta en aplicaciones de iluminación de grandes áreas. La salida de luz direccional de los LED permite que estos productos proporcionen una iluminación de área con bajas pérdidas ópticas. Las ópticas secundarias, como las lentes y los reflectores, pueden utilizarse cuando se requiere un control estricto del haz y una extracción de luz de alta eficiencia.

Los conjuntos de lentes son una opción común de óptica para aplicaciones de gran altura. Los conjuntos de lentes consisten en conjuntos de pequeñas unidades ópticas que pueden dirigir con precisión el flujo luminoso de los LED individuales a través de planos verticales y horizontales críticos.

Las ópticas secundarias diseñadas para las lámparas industriales de gran altura deben tener una gran estabilidad térmica, ya que las estructuras LED de alta potencia tienden a producir un gran estrés térmico en los materiales de fósforo y aglutinantes.

Las ópticas TIR suelen estar moldeadas por inyección de acrílico o policarbonato. La alta temperatura del fósforo puede provocar una rápida degradación de la lente acrílica.

Aunque las lentes de policarbonato son más resistentes a las altas temperaturas que las de acrílico, su estabilidad térmica se ve dificultada por las altísimas temperaturas ambientales que se dan en muchos entornos industriales.


El rendimiento de una luminaria en entornos extremos, como las salpicaduras de agua, la humedad, el polvo y la corrosión atmosférica, suele ser un marcador de rendimiento indispensable en las aplicaciones industriales.

Las lámparas industriales instaladas en entornos difíciles deben estar construidas para soportar estas condiciones adversas.

Las luminarias LED utilizadas en lugares húmedos y entornos polvorientos están selladas con un alto grado de protección de entrada (IP).